Meditación para principiantes: Cómo encontrar la paz interior a través de la meditación

Meditación para principiantes: Cómo encontrar a través de la meditación la paz interior

Meditación para principiantes: Cómo encontrar la paz interior a través de la meditación

Todos tenemos esos momentos en los que muchos aspectos de nuestras vidas parecen chocar formando una gran bola de estrés. Ni siquiera tengo que explicar de lo que estoy hablando, probablemente ya ha aparecido en tu cabeza algún recuerdo de la última vez que no pudiste controlar las cosas. En mi caso fue todo mi semestre del otoño de 2016, y estoy aquí para decirte que nunca había experimentado tanto estrés emocional e intensidad como en aquella época. Ojalá tan solo hubiera sabido hacer una cosa: meditar.




SEAMOS REALISTAS.

Queridos amigos, permítanme aclarar eso: He experimentado una ansiedad grave durante la mayor parte de mi vida. Aunque puede ser una fuerza impulsora del éxito, mentiría si dijera que no me ha paralizado a veces. Hasta este enero, había estado viviendo mi vida luchando pensamiento tras pensamiento y preocupación tras preocupación. Era mentalmente, y a veces incluso físicamente, agotador.

Cada vez que alguien me sugería que meditara, me encogía de hombros, completamente incapaz de imaginarme sentado y permitiendo que mis pensamientos hicieran estragos en mi cabeza sin distracciones. ¿Yo? ¿Meditar? ¿Estás loco?, [inserta el nombre de tu amigo, pariente o terapeuta aquí], ¿quieres que me vuelva loco?

Vamos a situarnos en enero del año 2019. Estoy a punto de viajar a través de todo Estados Unidos hasta California, dejar atrás a mis amigos y seres queridos, para trabajar a tiempo completo en una compañía de tecnología en Silicon Valley. Sin nada en lo que concentrarme durante las vacaciones de invierno, me estoy volviendo loco. De repente me encontré en mi teléfono buscando aplicaciones de meditación. No sabía que los siguientes diez minutos cambiarían mi perspectiva de la meditación para siempre.

Meditación para principiantes: Cómo encontrar la paz interior a través de la meditación




ESTABA LEVITANDO. NO, EN SERIO.
Cerré los ojos y seguí las instrucciones de la persona que guiaba la meditación: «inspira por la nariz, y exhala por la boca«. Esperé a que mis pensamientos me dominaran y me distrajeran, pero nunca lo hicieron. En cambio, sentí que estaba levitando. Sí, levitando* (ver abajo). Una pequeña risa se me escapó, sonreía por el hecho de que estaba sentado y meditando por mi cuenta. Abrí los ojos después de que la grabación terminara e instantáneamente me sentí renovado. Todos los pensamientos que atormentaban mi mente fueron eliminados y por una vez pude leer mi libro de poesía, sin que me molestaran los temores persistentes que podría haber tenido.

Continué al día siguiente y al siguiente, sintiéndome más atraído por la sensación de calma que experimentaba inmediatamente después de cada meditación. Estas sesiones nunca fueron «perfectas» y a veces los pensamientos se me metían en la cabeza más que otras veces. La primera y más importante lección que he aprendido a través de la meditación es que experimentar los pensamientos es completamente normal, y en realidad te ayuda a encontrar algo de claridad en ellos si los dejas pasar por tu mente, observándolos en lugar de permitirte a ti mismo estar inmerso.

No siempre fue fácil, pero a medida que practicaba diariamente se convirtió en un hábito no dejar que mis pensamientos dominaran mi concentración en la respiración.

MORALEJA DE LA HISTORIA: ESCUCHA A TU MADRE LA PRIMERA VEZ.

Después de unas pocas semanas, sentí un tipo de claridad en mi mente que no había experimentado desde que era pequeño. Aunque había comenzado mi viaje de autocuidado hace meses, meditar todos los días me dio la oportunidad de ver mi vida a través de un lente que resaltaba la positividad, la oportunidad, el empoderamiento y el poder de la manifestación. Mi sonrisa llegó a mis ojos, mi cuerpo se sintió más ligero, tuve una abrumadora sensación de alegría cada vez que tenía algo de «tiempo para mí». Pude respirar, finalmente.




Mi confianza en el universo creció inmensamente, y descubrí la magia de dirigir la energía y los pensamientos positivos hacia mis deseos y verlos realizarse. Desbloqueé una parte de mí mismo que olvidé que existía y comencé a sentir que, por primera vez en mucho tiempo, estaba a la altura del significado de mi nombre: «entra la alegría».

Medito todos los días. De hecho, ¡llevo una racha de 75 días seguidos! Cuanto más medito, más descubro mi paz interior y mi vida en el ahora. A través de la meditación, encontré el coraje para empezar este blog y la paz mental para vivir mi mejor vida sin dejar que mis miedos me detengan. Pero, lo más importante, una forma de dedicar sólo diez minutos de mi tiempo cada día a cuidar mi mente y a limpiarla de cualquier pensamiento que me impida ser la versión más auténtica de mí mismo.

Un buen número de personas me han expresado que es muy difícil para ellos apagar sus cerebros y hacer esto. ¿Mi consejo? Sigue intentándolo, deja de ser tan duro contigo mismo, y no tengas miedo de tus pensamientos. No todas las meditaciones son un paseo por el parque y eso no debería ser lo esperado. Puede que la práctica nunca sea perfecta en este caso, pero sé una cosa: nunca creí hasta que intenté la meditación, y ahora no hay forma de que mire hacia atrás.

*De ninguna manera debes pensar que debes sentirte como si estuvieras levitando la primera vez que meditas. Me pasó una vez, fue bastante mágico, y rara vez ha sucedido desde entonces.

Fotografía: Simon Rae
Fotografía: Dingzeyu Li

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!